Desde el Primer Poema al Primer Libro: Dónde enviar tus Poemas — 1000 publicaciones que no buscan tu dinero

Library at Alexandria

La Biblioteca de Alejandría

 

ENLACE A UN LISTADO MUY ÚTIL DE PUBLICACIONES

Una vez que superé mi fase de The New Yorker, busqué listados online de publicaciones literarias donde más probabilidades hubiera de que aceptaran mi obra. El primer listado con la que trabajé fue la que creó y gestiona el profesor emérito Louie Clay (de soltero Louie Crew). Es el más extenso que conozco: al momento de escribir esto, ¡tiene 1,048 títulos! Él lo llama Editores de Poesía Dispuestos a Recibir Envíos Electrónicamente, cariñosamente llamados en nuestra casa como «la lista de Rutgers». Enlace aquí.  Cuando el profesor Clay comenzó su listado en 1996, no era habitual que los editores aceptaran envíos online: mis primeros envíos a revistas fueron por correo postal. Pero ahora el envío online es una práctica casi universal.

Anteriormente comenté que tuve la suerte de no sufrir ninguna estafa. La lista de Rutgers fue un gran descubrimiento no solo por su minuciosidad, sino también porque me sirvió como filtro de estafas, aunque no sabía lo importante que era en ese momento, después de encontrarlo no necesitaba confiar en la suerte. Uno de sus criterios para ser incluido en la lista es que una revista «no exigiera tarifas de envío/lectura» y «no precisase ninguna compra y proporcione al menos una copia gratuita al autor».

Desafortunadamente, debo añadir que con la disminución de las ayudas estatales al arte, tanto por razones económicas como políticas, pequeñas tarifas de envío/lectura, en ocasiones de unos 3 dólares, se están volviendo más comunes en revistas acreditadas. Pero el profesor Crew, respetuoso con los escritores, sigue siendo inflexible al respecto.  Aquí él mismo explica por qué. (No me refiero a concursos que ofrecen premios en metálico, con cuotas habituales de inscripción. Ese es un tema aparte.)

La lista de Rutgers fue un buen punto de partida. Todavía recurro a él de vez en cuando.

A continuación, necesitaba criterios para seleccionar las revistas candidatas: mi enfoque indiscriminado y disperso estaba haciéndome perder mi propio tiempo y el de los editores, además de arriesgarme a encontrar mis poemas en lugares donde más tarde me arrepentiría que estuvieran. Intentaré que evites los muchos callejones sin salida por los que he pasado y darte el mapa que me hubiera gustado haber tenido desde el principio.

—Jeremy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.