Desde el Primer Poema al Primer Libro: Errores a evitar: ¿dejar mis poemas en las cafeterías?

Puedes imprimir tus poemas y dejarlos en cafeterías…

Van Gogh cafe terrace at night

 

 

Puedes leerlos en fiestas y salones literarios….

Reading from Molière

 

 

…o en eventos públicos y en esquinas de las calles.

Speakers' Corner, Hyde Park

 

 

Puede publicarlos en su blog o enviarlos por correo electrónico a sus amigos. Puede imprimir y distribuir su propio libro o autopublicar una colección más grande.

He hecho algunas de esas cosas. Algunas me sirvieron para tomar conciencia y conectar con una comunidad de poetas, toda una fuente maravillosa de amistad y aliento, pero otras fueron todo un error.

Una de ellos fue un error que ningún poeta con experiencia cometería. Aprendí por las malas que la mayoría de las revistas literarias no publicarán nada que ya haya sido «publicado previamente».  Y, ¡sorpresa!, «publicado anteriormente» incluye FaceBook o un blog, cualquier cosa visible para el público en general, incluso si su página de Facebook está restringida a «amigos». No hay problema en compartir sus poemas leyéndolos en voz alta, enviarlos por correo electrónico o dárselos a la gente. Pero no envíe un poema a su periódico local a menos que no le importe que nunca se publique en una revista literaria.

Note que dije «la mayoría de las revistas literarias». Cada publicación tiene sus propias reglas. Lea siempre la letra pequeña en la web del editor, generalmente en el enlace «pautas» o «envíos». Lo prohibido de un editor es el «no hay problema» de otro.

Al principio, publiqué poemas en un blog y en FaceBook, y se los envié a un columnista de un periódico local, quien amablemente los imprimió. Esos poemas inmediatamente se volvieron inelegibles para su inclusión en cualquier revista literaria. Si no me hubiera preocupado por las futuras posibilidades de publicación de esos poemas, eso no habría sido un problema. Si hubiera tenido una gran cartera de poemas en ese momento, no me hubiera importado, pero ese no era el caso

En mi próxima entrada hablaré sobre maneras de encontrar revistas literarias que puedan ser el próximo hogar de tus poemas.

—Jeremy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.